“Las autoridades quilmeñas tienen una negación para conocer nuestras raíces”

Víctor Zawistowski, vecino quilmeño, docente y trabajador de prensa, pasó por Agassaganup O Zobá para hablar de la actividad que se realizará el próximo sábado 28 de septiembre para reivindicar y recordar a la primera cacica diaguita, Isabel Pallamay, nacida en la Reducción de los Indios Quilmes.  “Si les preguntamos a cada uno de los alumnos y a los docentes por qué nos llamamos Quilmes, creo que el 90% de las respuestas serían por la cerveza o por el Club”, evaluó Víctor, llamando a reforzar las reivindicaciones de nuestros orígenes indígenas.

Escuchar entrevista: MP3 at 9.9 mebibytes

Fuente: El Quilmero

Fuente: El Quilmero

El Municipio del sur bonaerense tiene un área de arqueología destinada a la investigación y divulgación de su historia, y existen algunas iniciativas de sus habitantes para reivindicar a los Indios Quilmes, sin embargo, falta un largo recorrido por delante.

Una de las personas que empujan para acortar esta distancia es Víctor Zawistowski, quien en diálogo con Agassaganup O Zobá contó:  “Vamos a organizar un encuentro comunicacional, con tres talleres de los barrios, uno de Iapi, otro de Itatí, otro del barrio La Paz. También con gente de La Ribera y con distintos sectores de la comunidad. (Será) una radio abierta en honor y en homenaje a Isabel Pallamay. Fue la primera cacica, nació en la reducción de los Indios Quilmes, y fue coronada de alguna manera en el año 1708, cuando solamente tenía 18 años”.

Sobre el cronograma de esta jornada, adelantó: “La actividad será entre las 10.30 y las 17 horas. Cada espacio dura una hora y media aproximado. Solamente la última hora y media va a ser transmitida por la 89.7 FM Compartiendo de la Fundación Farinello. Una de las invitadas es la antropóloga Florencia (Vázquez, del Proyecto Arqueológico Quilmes) y también va a haber dos docentes y dos profesores, uno de ellos Chalo Agnelli y el otro Alejandro Rey, que son los que más han estudiado en estos momentos todo lo que la significa la historia de Quilmes. Cierran unos tambores afroamericanos de un grupo que se llama Acuarela”.

“Es una experiencia que ya hicimos el año pasado y la verdad que fue muy gratificante. Se va a hablar, aparte de la historia, de lo que son los símbolos de Quilmes, la historia de Itatí, de Iapi, Quilmes Oeste, Quilmes Este, la Cervecería, el Club Quilmes, Argentinos de Quilmes, la Ribera, distintos sectores de la ciudad desde los comienzos hasta nuestra fecha”, agregó el organizador.

“Es un homenaje que tiene que ver con prender una flor roja de las rejas de la Catedral de Quilmes. ¿Y por qué una flor roja? Porque hay un pequeño libro, que yo recomiendo encarecidamente que lo lean, para todos aquellos que quieran volver a la raíz, se llama Isabel Pallamay, la indescifrable estrella Quilmes, escrita por un poeta llamado Carlos Patiño, que lamentablemente hace meses nos abandonó, y no nos avisó”, manifestó con pesar este trabajador de prensa. En este texto, en un monólogo creado por su autor, la cacica Isabel Pallamay recordarla con una flor roja anudada al enrejado.

Tanto Víctor como Carlos Patiño, comparten desde hace tiempo un fuerte anhelo con respecto a la reivindicación de lo ancestral en el territorio quilmeño: “Debajo de la Catedral de Quilmes, yace el cementerio de los indios Quilmes, y el deseo de Carlos Patiño y el de muchos quilmeños, es que quede al aire libre, para que cada uno de nosotros pueda hacer la ceremonia correspondiente con nuestros muertos y nuestros antepasados”, declaró Zawistowski.

“INTENCIONES DEMASIADO MÍNIMAS”

“Existe desde las autoridades quilmeñas casi una negación para llevar adelante cualquier proyecto que signifique conocer nuestras raíces. Yo no es estoy hablando como perteneciente a la Secretaría de Desarrollo Social, te estoy hablando como trabajador de prensa que puede palpar el pulso de la historia de una ciudad en la que vive hace muchos años” disparó contundente el docente.

Sobre el conocimiento que poseen los vecinos y vecinas de Quilmes acerca de su pasado y presente indígena, Víctor explicó: “Casi no saben nada. De las 320 escuelas que existen en Quilmes, si les preguntamos a cada uno de los alumnos y a los docentes por qué nos llamamos Quilmes, creo que el 90% de las respuestas serían por la cerveza o por el Club. Hay solamente dos libros que podrían tener fácil acceso y que deberían ser de estudio obligatorio, no en el sentido dictatorial, pero sí en el sentido de decir, estas son tus raíces, por lo tanto tenés que conocerlas, después elegí sí o no querés pertenecer a ellas”.

Uno puede pensar que en el partido de Quilmes, la tarea de visibilizar y recuperar lo ancestral debería ser más sencilla, teniendo en cuenta que su origen proviene directamente de una reducción indígena. Sin embargo, la labor tiene muchas de las mismas dificultades que se presentan en otros distritos.

Al respecto, el trabajador de prensa manifestó: “El año 1812 la Asamblea declara a Quilmes pueblo libre, cuando el pueblo prácticamente no existía. De los 5 mil Quilmes y Acalianes que intentaron llegar hasta acá, llegaron solamente 2 mil. Toda esa historia del destierro forzoso (que es de alguna manera nuestras propias raíces), donde los Quilmes se negaron a comer para no ser esclavos, sería de un orgullo y un honor sobresaliente. Sin embargo, y lamentablemente, ni siquiera en los libros de historia donde se tratan la historia de América, estos temas se dan a conocer. Roca, Mitre y tantos otros déspotas ilustrados pululan por nuestra historia y sin embargo, los otros, los desconocidos, los malditos, ni siquiera se nombran”.

En cuanto a los textos que son de vital importancia para comprender nuestro pasado y presente originario, el organizador del homenaje a Isabel Pallamay recomendó: “Si tuviéramos que poner un libro que sería nuestra biblia hoy para todos aquellos que amamos estos lugares, diríamos a partir de ahora empecemos a leer las Venas abiertas de América Latina (del escritor uruguayo Eduardo Galeano), seguramente la mirada que haya de aquí en adelante, será totalmente diferente. Mientras los libros sean producto de los Mitre, de los Rivadavia y de todos aquellos que quisieron traicionar nuestra historia, no vamos a poder cambiar”.

Sobre los lugares que recuerden la memoria de los quilmes, Víctor declaró: “Hay una escuela que está pegada a lo que es la Biblioteca, que se llama Escuela Martín Iquín. Existen algunas intenciones en algunas escuelas con un nombre que todavía está en discusión y en debate, que se llame Isabel Pallamay, pero son pequeñísimas cosas, demasiado mínimas para la envergadura de una ciudad que se llama así gracias a una comunidad que fue desterrada de los Valles Calchaquíes”.

Esta desmemoria, no es exclusiva de las cuestiones que atañen a nuestros orígenes indígenas: “Si yo le pregunto a los oyentes si conocen a Simon Radowitzky seguramente me van a decir quién es ese señor, sin embargo, forma parte de una historia muy valiente del proletariado argentino a principios del siglo XX”.

NO TODO ESTÁ PERDIDO 

Si bien descubrir la ancestralidad en las ciudades parece un trabajo complejo, el docente quilmeño contó la experiencia de los talleres barriales, donde sus integrantes “manifiestan de una manera tan diferente a medida que van conociendo la historia, estas raíces a ellos les generan tanto orgulloso y tanto placer, lo empiezan a divulgar automáticamente aunque sea con esa precariedad que es el boca a boca. Eso toma una dimensión muy pequeña pero increíble, hay una especie de sentido de pertenencia, y creo que la pregunta es: ¿no tendrán miedo de ese poderosísimo sentido de pertenencia?”.

Distintos municipios tienen actores que remueven en la conciencia el origen ancestral, a veces son movidas dispersas, pero de a poco se abren nuevas posibilidades. “Existen infinidad de acciones comunes que tenemos que llevar adelante”, concluyó Víctor.


Agassaganup O Zobá (“La luna los hará arrepentir” en idioma querandí, una de las lenguas originarias del Río de la Plata)
Noticias de la Buenos Aires Indígena, desde el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Telomián Condié.
Escuchanos los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Información Municipio por Municipio en nuestro blog: agassaganup.wordpress.com
Facebook: Agassaganup O Zobá | Twitter: Agassaganup_

Anuncios

“La comunidad quilmeña tiene un fuerte sentido de la identidad con sus verdaderos orígenes”

El Proyecto Arqueológico Quilmes se creó en 1995, con el objetivo de reconstruir el pasado indígena de la ciudad, surgida a partir de una reducción de aborígenes de los Valles Calchaquíes. Florencia Vázquez, una de sus directoras, hizo en Agassaganup O Zoba un repaso sobre las investigaciones llevadas a cabo, habló sobre la divulgación que realizan en el distrito, destacó el convenio firmado con la Comunidad India Quilmes de Tucumán para restituir los restos humanos que se encuentren y rescató la figura de la cacica Isabel Pallamay (1680-1718). Además, anunció el hallazgo de un sitio arqueológico precolombino en la ribera ríoplatense.

Escuchar entrevista: Mp3 11 MB

PLAZA FOTOS 083

Recordatorio a los Quilmes en la Plaza San Martín, frente a la Catedral.

Sobre los inicios de las tareas, de las cuales Florencia participaba siendo estudiante, recordó: “surge en el año ‘95, dependiendo de la dirección en ese momento de Cultura del Municipio, y bajo la dirección de la Licenciada Zunilda Quatrín, trabajando a la par de la comunidad quilmeña, porque en el caso de construcciones de edificios o de remodelaciones de casas se podía llegar a encontrar cualquier tipo de vestigio arqueológico que teníamos la obligación de conservar. En ese momento se planteó que Quilmes es todo un sitio arqueológico, porque si bien lo que era en núcleo de la reducción estaba localizado en lo que es la manzana histórica de Quilmes, la reducción tenía unos límites que eran mucho más amplios”.

En el año 2002 se disuelve, y en el 2011 retoma su labor. “Nosotros empezamos a reflotar lo que fue el Proyecto Arqueológico Quilmes recuperando un poco lo que es la historia de Quilmes, que es uno de los dos pueblos que se originaron como pueblo indio y siguieron en su camino a la modernidad, construyéndose la ciudad moderna sobre lo que fue esta reducción indígena en su momento” explicó la arqueóloga.

El proyecto recibió, según Florencia, “una respuesta muy positiva y bastante rápido” por parte del Municipio, e inició su labor de la siguiente manera: “Lo primero que se hizo fue realizar excavaciones en lo que fue el núcleo de la reducción, que hoy es la Plaza San Martín, en la Escuela 1 y lo que es hoy en día la Casa de la Cultura, que en su momento fue la Escuela Municipal de Bellas Artes. En estos tres lugares, que son la manzana histórica de Quilmes, se realizaron excavaciones y se encontraron restos de lo que fue la vida desde los siglos XVII hasta la actualidad. Se encontró una variada gama de restos arqueológicos, desde cerámica indígena hasta vidrio y loza, que era material europeo que entraba durante la época colonial”.

De las excavaciones realizadas, se obtuvo una gran cantidad de material (alrededor de 25 mil restos arqueológicos, algunos en estado fragmentario, otras completas). Al consultarle a  la profesional sobre lo que se hizo con las piezas halladas, Florencia detalló: “En este momento están depositadas en el Museo de Transporte de Quilmes, una parte, y otra parte está en Casa de la Cultura” donde se encuentra ubicado el laboratorio del equipo, y donde en la planta baja poseen una  sala arqueológica de exposiciones, sostenida de manera permanente.

LA PALLAMAY: LA “SEÑORA” DE LOS QUILMES

A principios del siglo XVIII, tras mucho tiempo de luchar para ser reconocida, Isabel Pallamay, fue nombrada primera cacica de este pueblo originario. Sobre la recordación que se hizo de esta mujer, Vázquez rememoró: “El año pasado celebramos el mes de la mujer, e hicimos una especie de conmemoración a Isabel Pallamay, que fue la primer cacique mujer, primer y única en lo que fue la reducción Quilmes, y ahí expusimos documentos históricos, que los habíamos hecho en tamaño grande, contamos un poco la historia de Isabel y de su familia”.

TRABAJO CON LAS Y LOS VECINOS

Uno de los objetivos principales que Florencia tiene junto con su equipo de trabajo es compartir con la sociedad de Quilmes, los avances y hallazgos que van teniendo. Al respecto, la arqueóloga dijo: “Vamos rotando cada tres, cuatro meses, los materiales que se exponen, para que la gente que nos visita periódicamente se encuentre con cosas nuevas, vamos haciendo muestras temáticas. Tratamos de mantener actualizado como para que la gente nos siga visitando siempre”.

“Nosotros tenemos un programa de extensión a la comunidad, es decir que nos dedicamos a las actividades de investigación, de la puesta en valor, de su conservación, y por otro lado tenemos un fuerte énfasis en lo que es la difusión de lo que es el proyecto y la historia de Quilmes. Es de destacar que la comunidad quilmeña tiene un fuerte sentido de la identidad con respecto a lo que son sus verdaderos orígenes, y el Proyecto siempre fue muy bien recibido” comentó con mucha alegría la profesional.

Acerca de la labor que realizan para las instituciones educativas, Florencia Vázquez contó: “Trabajamos muy especialmente con escuelas tanto con los jardines de infantes hasta secundario. Primero les brindamos una charla sobre qué es la arqueología, la importancia de la historia de Quilmes, y después todo lo que aprenden lo pueden plasmar, porque hacen trabajos de excavación en una cuadrícula que tenemos artificial, y después hacen un trabajo de laboratorio con el material que le damos”.

“El año pasado llegamos a prepararlo en vacaciones de invierno, en la Plaza San Martín, de lunes a viernes al mediodía, los chicos venían a excavar a la plaza. Obviamente uno tiene otra llegada, a través de lo que son los juegos”. También “tenemos actividades que dedicamos a gente mayor, hacemos charlas abiertas al público, incluso con este programa de extensión estuvimos en secundarios de adultos en el turno noche, venimos trabajando bien con las escuelas”.

Por todas estas actividades de divulgación, el Proyecto Arqueológico Quilmes tuvo hace muy poco un reconocimiento que traspasó las fronteras de la Argentina: “Nos premiaron con mención de honor en el Premio de Educación y Museos de una organización que depende de la Organización Internacional de los Estados Americanos” manifestó Florencia, orgullosa.

EL CEMENTERIO DE LOS QUILMES

Cuando se visita esta ciudad, al hacer el recorrido por la manzana histórica, uno de los puntos obligados a conocer es la Catedral. En la entrada de este edificio se puede apreciar una placa de bronce conmemorativa, del año 1997, que detalla lo siguiente:

“En ocasión de la restauración y bendición del atrio del templo, la comunidad de la Parroquia de la Catedral recuerda y rinde homenaje a los hermanos aborígenes quilmes (kilmes) y acalianos, primeros habitantes del lugar, cuyos restos fueron sepultados bajo este suelo, hasta 1885, cementerio del pueblo”

Esto dejaría entrever que la actual construcción fue levantada sobre lo que fue el cementerio sagrado de los quilmes.

Consultamos a Florencia, quien explicó: “No hemos encontrado ningún plano de lo que fue la reducción, hemos visitado el Archivo General de la Nación, y el Archivo de la Provincia de Buenos Aires, pero se sabe por distintas fuentes históricas de la época que hablan de cómo estaba organizada la reducción y el núcleo de la reducción, que donde hoy está la Catedral de Quilmes se encontraba la iglesia primitiva, y lo que era el cementerio de la reducción se encontraba en las adyacencias, que vendrían a ser justamente Escuela 1 y lo que hoy es la Casa de la Cultura”.

UNIDOS POR LA MEMORIA

PLAZA FOTOS 065
Desde los inicios del proyecto, sus miembros han entablado un contacto muy cercano, a pesar de los más de 1200 km que los separan, con las hermanas y hermanos quilmes de la provincia de Tucumán, al noroeste de nuestro país.

Al respecto, la arqueóloga manifestó: “Lo que hacemos es para Quilmes, Buenos Aires, pero también siempre pensando en lo que es Quilmes, Tucumán. Afortunadamente desde la época de Zunilda y ahora que retomamos el proyecto, tuvimos la posibilidad de viajar a Quilmes, Tucumán y firmar un acta de hermandad con la comunidad, garantizando que cualquier tipo de resto que se encontrara, de lo que fue la reducción, iba a ser restituido a la comunidad” para que descansen así en el lugar de donde jamás deberían haber sido apartados.

“Eso fue uno de los primeros temas que quisimos retomar cuando volvió el Proyecto Arqueológico, la importancia de tener el contacto con la comunidad, que son nuestros antecesores, por eso yo destacaba que lo que hacemos es para ellos, viajamos en noviembre de 2011, firmamos este acta, que en realidad ya había sido firmado en la década del 90”.

“Siempre tuvimos una relación muy estrecha con la comunidad. Algunos representantes de la comunidad Quilmes viajan a Buenos Aires y hacen la celebración de la Pachamama cuando se conmemora el aniversario de Quilmes. También tenemos una relación muy fluida con los que son los representantes de pueblos originarios acá en Quilmes. Siempre estamos trabajando codo a codo con ellos” detallaba Florencia, dándonos a entender la importancia que tiene el entenderse y desarrollarse a la par de los hermanos.

NUEVO HALLAZGO ARQUEOLÓGICO: RIBERA I

“De repente ver los vestigios que nos dejaron y que están ahí en nuestras manos y que los podemos palpar, te choca con otra realidad que afortunadamente la arqueología te lo deja disfrutar” manifestó la arqueóloga.

Le consultamos a Florencia Vázquez sobre los últimos sitios donde han estado trabajando: “Todo lo que nosotros tenemos hasta ahora es material de la época histórica, desde la Fundación de la reducción que fue en 1666, pero nunca habíamos recuperado ningún tipo de material previo a la llegada de los españoles. El otro día comenzamos las actividades de prospección de lo que es la zona costera, a orillas del Río de la Plata y lo que es el Arroyo Giménez”.

“Encontramos cerámica indígena que recolectamos de la superficie, después hicimos una intervención arqueológica y a través de pozo sondeo ubicamos cerámica de un período anterior a la llegada de los españoles, que nosotros ya sabemos que es prehispánica  por las características de la cerámica. Esto fue a fines de abril, que localizamos el sitio, y ahora vamos a empezar a hacer las excavaciones, calculo que en la próxima semana o en los próximos quince días” adelantó la profesional.

EN COMPAÑÍA DE LOS ANCESTROS

Para finalizar, Florencia dijo sentirse, junto con su compañera de equipo “sumamente contentas por el trabajo que estamos haciendo y esperando que se sigan dando las cosas como se viene produciendo. Estamos teniendo una respuesta muy positiva de toda la comunidad y sentimos que tenemos un acompañamiento. Desde que reflotamos el proyecto, uno trata de trabajar con el mayor profesionalismo posible, sentimos que además de las ganas, el empuje y la pasión que nosotras podemos poner, hay algo que nos está acompañando. Estamos siendo muy afortunadas”.

Noticias relacionadas: 
http://www.diariolatercera.com.ar/0/vnc/nota.vnc?id=2825
http://elquilmero.blogspot.com.ar/2010/08/isabel-pallamay-homenaje-los-quilmes.html

FOTOS | HUELLAS EN LA CATEDRAL

PLAZA FOTOS 084

CATEDRAL FOTOS 085

CATEDRAL FOTOS 070
CATEDRAL FOTOS 075
CATEDRAL FOTOS 080


Agassaganup O Zobá (La luna los hará arrepentir)
Los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Programa de pueblos originarios, producido en el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Querandí Telomián Condié.
Facebook: Agassaganup O Zobá
Twitter: Agassaganup_
Blog: agassaganup.wordpress.com