“Nos va motivando que nuestros jóvenes y niños tomen conciencia”

Juan de la Cruz Rolón, Coordinador Regional de la Dirección Provincial de Políticas Socio Educativas de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, contó en Agassaganup O Zobá la presentación realizada ante el Concejo Deliberante de José C. Paz para lograr la incorporación de la wiphala, emblema de los pueblos originarios andinos, en todas las instituciones educativas del partido. A su vez, se solicitó una reivindicación para los días 10, 11 y 12 de octubre: “Vamos a algo más abarcador, que es conmemorar los últimos días de la libertad indígena, colocar el día de la resistencia y de la dignidad de los pueblos originarios”.

xescuela

Juan repasó: “Este es un trabajo (llevado adelante) desde la Dirección Provincial de Políticas Socio Educativas, donde se plantea una propuesta también de Nación, con el Ministerio. Teníamos un compromiso previo con Ramón Brizuela, el pertenece a la comunidad guaranítica, (juntos) desarrollamos un programa de un Centro de Actividades Infantiles (C.A.I) intercultural”.

“Tenemos que poner una discusión que nos lleva más de 500 años reconocer a los pueblos ancestrales. Queríamos ponerlos en valor, se hacía necesario presentarlo dentro de la Ley Nacional 23.302 y con la adhesión a la Ley Provincial 11.331. Una de las consistencias era el uso de la wiphala, pero vamos a algo más abarcador, que es conmemorar los últimos días de la libertad indígena, colocar el día de la resistencia y de la dignidad de los pueblos originarios. Comenzamos a trabajar en el proyecto como para hacer que el municipio de José C. Paz se adhiera. El 10 de octubre se presentó ante mesa de entrada del Honorable Concejo Deliberante de José C. Paz, con la promesa del presidente del cuerpo de darle tratamiento, sancionarla y llevarla al recinto para que lo promulguen. El proyecto (plantea) el tema de la wiphala con sus antecedentes y conformación. La pretensión es que salga todo”, expresó Rolón.

Esta propuesta es el resultado de una ardua labor, impulsada desde diversas áreas. Así lo entiende Juan de la Cruz: “Comenzamos con un trabajo previo de incluir dentro de unos de los programas el tema de la diversidad cultural. La idea es que el territorio argentino comience a conformarse como una gran nación, para tener realmente una mirada continental. El apóstol José Martí decía que nuestra patria es una, comienza en el río grande y va a parar a los montes fangosos de la Patagonia”.

En toda esta cuestión, los chicos tienen un papel fundamental, ya que serán quienes recojan lo que hoy se está sembrando: “Tenemos que empezar a mirarnos sobre nuestros propios pasos e historia, restituir toda la vida a los pueblos que nos preceden y respetar su condición de habitantes de este territorio. Nos va motivando que nuestros jóvenes y niños vayan tomando conciencia de esta situación, recuperando este camino de la responsabilidad para la convivencia, participación e integración de una verdadera nación con su extensión territorial. Cada derecho trae una obligación, el Estado tiene la obligación de cobijar a todos sus habitantes”, determinó el coordinador.

Juan aprovechó el espacio para compartir una experiencia que tuvo con algunos colegas, en el ámbito de la educación: “Acompañando en uno de los actos, contaban Ramón y la directora que llegaban los chicos que estaban para transferirlos a una escuela especial y lo que les faltaba es que interpretaran cual era su lengua nativa. Desde ahí arrancaron la inclusión de los jóvenes desde una educación bilingüe. Con la migración interna vienen chicos de Santiago con el quechua, del noreste argentino con el guaraní incorporado, chicos wichí, matacos, chorotes con sus propias lenguas”.

“Se nos hace muy difícil y nosotros somos los analfabetos, porque ellos tienen sus lenguajes. Es una deuda pendiente que tenemos, de incorporar la educación bilingüe al sistema formal. También abrir espacios y canales para darles más derechos, escuelas y mejores condiciones. Tenemos que trabajar conscientemente, vamos a ir paulatinamente”, concluyó Rolón.


Agassaganup O Zobá (“La luna los hará arrepentir” en idioma querandí, una de las lenguas originarias del Río de la Plata)
Noticias de la Buenos Aires Indígena, desde el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Telomián Condié.
Escuchanos los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Información Municipio por Municipio en nuestro blog: agassaganup.wordpress.com
Facebook: Agassaganup O Zobá | Twitter: Agassaganup_

Anuncios

“Nos vamos a acompañar todos en los trámites de la personería jurídica”

La abuela guaraní Gladys Roa, vecina de José C. Paz, contó en Agassaganup O Zobá algunas de las conclusiones de la reunión de caciques y referentes guaraníes del conurbano que se llevó a cabo a fines de junio. Además, habló sobre la falta de terrenos que sufren muchos indígenas urbanos: “Estamos queriendo armar una comunidad si consiguiéramos un lugar”.

Escuchar entrevista: MP3 at 4.6 mebibytes

10411267_273206142864132_6281153180334190259_n

Gladys Roa es uno de las mentoras de Aty Guasú, una organización de pueblos originarios formada hace dos años por vecinos guaraníes del conurbano. Esta agrupación convoca en sus encuentros a caciques y referentes de las comunidades guaraníes bonaerenses, en una jornada que se denomina justamente Aty Guasú, “Encuentro Grande” en el idioma ancestral de este pueblo.

El 28 de  junio, en la sede del Centro Cultural de la Universidad Nacional General Sarmiento, en San Miguel, se realizó otra importante convocatoria en la que estuvieron involucrados los miembros de Aty Guasú.

Gladys contó en Agassaganup O Zobá: “Desde hace mas o menos 2 años que venimos reuniéndonos los integrantes de Aty Guasú. En la última reunión estuvieron ocho caciques, fue muy fructífero para nosotros, no esperábamos el resultado así”. De este encuentro participaron delegados del Pueblo Guaraní en el Consejo de Participación Indígena (CPI) y en el Consejo Indígena de la Provincia de Buenos Aires (CIBA), así como caciques de comunidades del Gran Buenos Aires, y hermanos que no viven en comunidad.

Uno de los temas tratados tuvo que ver con la dificultad que tienen las comunidades indígenas para obtener el reconocimiento jurídico que el Estado está obligado a darles desde la reforma constitucional de 1994. Un escenario que podría cambiar luego del convenio que firmaron en junio el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas y el Consejo Provincial de Asuntos Indígenas, de la Secretaría de Derechos Humanos Bonaerense.

“Llegamos a un acuerdo: nos vamos a acompañar todos en los trámites de la personería jurídica”, expresó Gladys, vecina de José C. Paz en el noroeste del Gran Buenos Aires. Los presentes en esta reunión, también se comprometieron a trabajar conjuntamente en las políticas que afecten al pueblo guaraní en Buenos Aires. En ese sentido, consensuaron realizar encuentros cada dos meses para hacer balances y definir objetivos.

Consultada sobre las problemáticas que atraviesa a los guaraníes en el conurbano, contestó: “salud, educación y tierra”. En este sentido, Gladys se refirió a la “falta de terrenos” para los indígenas urbanos. “Nosotros quisiéramos vivir en comunidades, vos sabés que vivimos cada uno en nuestra casa. Los integrantes de Aty Guasú no tenemos una comunidad formada pero si estamos queriendo armar alguna vez si consiguiéramos un lugar”, y diferenció esta situación “a otros hermanos que ya tienen su comunidad, como los caciques que estuvieron (en la reunión del 28 de junio)”.

El próximo paso de la organización que integra Gladys es preparar la gran convocatoria del Aty Guasú. “Tenemos que definir la fecha, es una reunión grande que hacemos todos los años en Buenos Aires, este va a ser el segundo, ahí resolvemos muchas cosas, es abierto para todo el que quiera participar”, expresó. También manifestó que planean festejar “el año nuevo guaraní”, que corresponde al 21 de septiembre.

Esta experiencia muestra el rol positivo que puede tener la Universidad cuando existe un compromiso real con las necesidades de los pueblos originarios. En este caso, nos referimos al Centro Cultural de a Universidad Nacional General Sarmiento, unidad académica con sedes en San Miguel  y Los Polvorines.

“La verdad que tuvimos la suerte de que nos acompañen hace ya muchos años, y ahora más todavía con Beatriz, Mayra, Darío, porque yo sola no hubiera podido hacer nada. Estamos muy agradecidos con la Universidad General Sarmiento, no pensábamos que nos iban a recibir tan bien, pero nos abrieron las puertas de par en par, estamos como en nuestra casa ahí”, concluyó Gladys.


Agassaganup O Zobá (“La luna los hará arrepentir” en idioma querandí, una de las lenguas originarias del Río de la Plata)
Noticias de la Buenos Aires Indígena, desde el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Telomián Condié.
Escuchanos los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Información Municipio por Municipio en nuestro blog: agassaganup.wordpress.com
Facebook: Agassaganup O Zobá | Twitter: Agassaganup_

“La presencia guaraní en el conurbano es latente”

De la mano del directivo escolar guaraní Ramón Villar Brizuela, recorrimos el pasado y presente de este pueblo originario tan ligado a la historia del Río de la Plata, o mejor dicho,  del Paraná Guazú. “Somos más de lo que nosotros mismos pensábamos”, expresó en diálogo con Agassaganup O Zobá, donde nos habló del Aty Guasú realizado en San Miguel semanas atrás e invitó a toda la audiencia a participar de la ceremonia del Ará Pyahú el próximo 22 de septiembre. Ramón reivindicó la presencia ancestral guaraní en Buenos Aires, la cual se hace evidente en una gran cantidad de nombres de ríos y arroyos en esta lengua. Además, relató su experiencia como vicedirector de una escuela en José C. Paz, en el noroeste del conurbano.

Escuchar entrevista: MP3 at 11.8 mebibytes

Ramón cumpliendo su vocación: enseñar a los más chicos.

Ramón cumpliendo su vocación: enseñar a los más chicos.

Sobre el Aty Guasú, Encuentro de la Nación Guaraní en Buenos Aires, Ramón Villar Brizuela manifestó: “esto surge a raíz de un primer encuentro que se realizó en el mes de julio, donde por iniciativa de varias personas y entidades vimos la necesidad de juntarnos los guaraníes que estamos bastante dispersos y somos más de los que nosotros mismos pensábamos. La propuesta fue conocernos un poquito más, vino gente de más lejos; y proponer ideas: qué hacer, cómo seguir adelante, contar cada uno su experiencia, qué es lo que está haciendo, y a ver si podíamos poner una agenda en común”.

Fruto de esta gran reunión, se resolvió realizar el 22 de septiembre la celebración del Ará Pyahú, que tendrá lugar nuevamente en el Centro Cultural de la Universidad General Sarmiento, en el centro de la localidad de San Miguel (calle Pincén 850 ex Roca): “Esto está surgiendo, es nuevo, convocamos a todos los que se quieran sumar sean guaraníticos o no. Vamos a celebrar el año nuevo guaraní que es en esta fecha, tiene que ver con una posición solar, lunar. Los guaraníes no tenían calendario pero tenían algo maravilloso que es la naturaleza que les daba estos indicios”.

Reforzando el carácter abierto y comunitario de esta celebración, amplió: “El que quiere ir lleva algo para compartir (para comer, para tomar). Se va a hacer la ceremonia, para eso va a estar un Opyguá, que es un guía espiritual, ya estuvo la vez pasada. Estamos tratando de rescatar las cosas antiguas y de aprender entre todos. Tenemos ese concepto de que todos tenemos la capacidad de enseñar algo y todos estamos dispuestos a aprender algo del compañero y del hermano que esté presente”.

“HABLÁBAMOS POCO DE LOS GUARANÍES”

Consultado sobre cuál era la principal inquietud que surgió en estos encuentros, Ramón nos contestó: “Creo que a todo nos sucedía lo mismo: participábamos en distintos eventos, siempre relacionados a pueblos originarios, y se hablaba poco de los guaraníes, incluso nosotros mismos hablábamos poco. Y bueno, nos fuimos juntando y fuimos viendo la necesidad de poder expresarnos, de poder contar qué es lo que pasa también con el Pueblo Guaraní y en especial con el pueblo Guaraní acá en el conurbano, que la presencia es latente”.

La presencia guaraní en Buenos Aires se puede ver en todos los tiempos históricos y en el presente. En la actualidad, a través de una gran población guaranítica e incluso de comunidades organizadas. Al respecto, Ramón ejemplificó: “Algo que muy pocos saben es que en Moreno hay una comunidad tupí guaraní y en José C. Paz hay una comunidad mbya guaraní, y eso es algo realmente trascendente para la zona. La comunidad de José C. Paz se fundó hace poquito pero está latente ahí tratar de manifestarnos y decir acá estamos. Nuestra postura ante la sociedad es esta, no porque queramos imponer nada sino porque tenemos muchos más años que la patria misma como diría alguno”.

NOMBRES ORIGINARIOS VIGENTES

Si vamos al pasado, más aún se fundamenta la importancia de la cultura guaraní en el Río de la Plata, de hecho, es quizás el único pueblo originario que habita actualmente el conurbano que puede alegar ancestralidad en la región. “Lo único que hay que hacer es mirar las toponimias, ahí te canta de donde vienen, no hace falta más que mirar Paraná, Ibicuy, Tigre que en realidad era Yaguareté, el nombre Reconquista mismo que su nombre original era Urucu-Taguay, que quiere decir Río de las Conchas, el Río de la Plata, su nombre verdadero es Paraná Guazú. La presencia guaranítica en el conurbano en esta zona noroeste está latente adonde quieras que vayas, está lleno de arroyos, ríos, y los guaraníes siempre se desplazaron en sus márgenes por un concepto espiritual que tienen con relación al agua”.

Para Ramón, que estos grandes encuentros se hayan realizado en San Miguel no es un dato menor: “nos pareció muy trascendente, no es cualquier lugar sino que está dentro de la influencia de todo lo que es la Cuenca del Río Reconquista”. En ese sentido el directivo escolar tuvo muy lindas palabras para la gente del Centro Cultural de la Universidad General Sarmiento: “nos cedieron los espacios, siempre estuvieron muy de brazos abiertos para con nosotros”.

LENGUA SIN RECONOCIMIENTO

A pesar de la influencia de la lengua guaraní en la provincia de Buenos Aires, ninguna organismo oficial ya sea municipal o provincial ha reivindicado su importancia en la región. “En todo el conurbano lo que se ha querido hacer desde la historia misma, desde la colonización, se ha tratado de borrar todo indicio, no solamente del pueblo guaraní sino de las otras comunidades como Querandíes y Chaná que convivían realmente muy bien en esta zona”.

“Se toma la Fundación de Buenos Aires como que ahí empieza todo, no hay ‘antes’. Sabemos bien de las matanzas de los indios y todas esas cosas que han ocurrido, pero la historia oficial lo que ha querido hacer es borrar todo indicio de la presencia guaraní, cosa que es imposible porque hasta las puertas mismas de Buenos Aires vienen las aguas del Paraná, que ya es una palabra guaranítica. Y hay un montón de otras cosas que nos están marcando de que los guaraníes están presentes”, destacó el militante guaraní.

EL DIRECTIVO GUARANÍ

Ramón es uno de los pocos directivos escolares en el Gran Buenos Aires que se identifican como parte de una cultura indígena. “Mis abuelos eran mbyá guaraní, es muy difícil para la gente reconocerse”, expresó. Uno de los obstáculos es poder vencer a los prejuicios. ¿Cómo lo ven sus estudiantes y docentes de escuela en José C. Paz? “Es complejo, cuando uno habla con los chicos e incluso los docentes de que uno es de un pueblo originario, se lo imaginan (principalmente a los guaraníes) con taparrabos, en cuero, con la flecha. Y es dificultoso, de hecho una vez una compañera me dijo ‘ustedes son unos truchos’, porque estábamos así con jean. Los guaraníes andábamos, por hablar mal y pronto, en bolas”.

“Yo en este momento soy vicedirector, el año pasado era director y a raíz de unas charlas con las maestras se propuso hacer un trabajo relacionado con pueblos originarios que realmente nos superó. Este año se hizo la segunda edición y fue más grande de lo que nosotros imaginábamos”, contó Ramón sobre las iniciativas que emprende dentro del sistema educativo.

“LA REGIÓN MÁS PLURICULTURAL DE AMÉRICA”

Lejos de ser minorías, la población indígena en el conurbano es fuerte y diversa. “La presencia de originarios en la zona urbana es muy grande, creo que Buenos Aires debe ser la (región) más pluricultural relacionada a los pueblos originarios de todo América Latina. Acá convergen de diversas etnias de Argentina, a su vez  vienen de otros países, y tratamos de mimetizarnos con este mundo urbano, pero como dice el poema de Berbel: La piel no la podemos cambiar”, describe Ramón. “Eso está tangible en todos lados, no hace falta más que cruzarte con un paisano para que uno se reconozca y se sienta un poco más aliviado, de decir, bueno, somos dos…”, continúa confiando.

En este largo camino de los pueblos originarios en el ámbito metropolitano, cada zona tiene sus referentes. En ese sentido, el directivo guaraní homenajeó a una persona muy especial que ese día (9 de septiembre) se encontraba festejando su cumpleaños. “Hoy no puedo dejarlo pasar, algo súper trascendente en la zona nuestra, en San Miguel, es el cumpleaños de Don Pedro Moreira, fundador de la Biblioteca Inti Huasi. Que me disculpe que no pude estar hoy, están ahí celebrando junto con otros amigos. No quiero dejar de pasar de reconocer a uno de los pioneros y a uno de nuestros guías”.

Reafirmando su arraigo en el territorio rioplatense, el Pueblo Guaraní busca hacerse más visible en el área metropolitana, su tierra ancestral.


Agassaganup O Zobá (“La luna los hará arrepentir” en idioma querandí, una de las lenguas originarias del Río de la Plata)
Noticias de la Buenos Aires Indígena, desde el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Telomián Condié.
Escuchanos los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Información Municipio por Municipio en nuestro blog: agassaganup.wordpress.com
Facebook: Agassaganup O Zobá | Twitter: Agassaganup_

“La historia puso a los originarios en un papel oscuro para que la gente tenga miedo”

Adrián Ovando, cacique de la comunidad guaraní “Kuarahy Öse Enteroitepeguara” (El sol sale para todos) formada recientemente en el partido de José C. Paz, en el barrio La Paz, contó cómo fue el proceso de organización, la relación con el municipio y sobre las necesidades que las y los hermanos le transmiten. “Nosotros vinimos de diferentes lugares, nos encontramos todos acá y empezamos a dialogar”. También conversamos sobre la recepción que tuvieron por parte de los vecinos: “A veces al indio se lo discrimina mucho, y cuando uno menciona ese nombre, los vecinos dicen que es una persona mala, que no debe estar en ese lugar”.

Escuchar entrevista: MP3 at 9.7 mebibytes

Cacique Adrián Ovando. (Foto: Sandra López)

Cacique Adrián Ovando. (Foto: Sandra López)

Adrián explicó en Agassaganup como surgieron sus inquietudes por formar su comunidad: “Nosotros prácticamente hace dos años atrás que estuvimos saliendo con un hermano de la comunidad de José C. Paz y después me independicé. Donde yo estoy somos 40 familias. Nos reunimos, nos organizamos, como debe ser, como asamblea y propusimos lo que realmente somos. Eso es lo más importante, que uno acepte lo que es”.

Luego agregó: “Siempre yo digo que la comunidad no depende del hombre, sino que depende de si uno cree realmente lo que está allá arriba, y a través del espíritu, se transmite a las personas. Todos los hermanos (pueden) ver por esa persona que es capaz de llevar adelante la comunidad. Nos costó un poco, salimos con mi señora, invitamos a la gente, hablamos con los vecinos, y empezamos a decirle queremos formar una comunidad, si ustedes apoyan. Nuestros hermanos empezaron a decir yo soy de tal parte, soy esto, soy aquello. Eso es un poco difícil que cada uno reconozcamos para qué vinimos. Cuando uno empieza a dialogar, empieza a conocerse. Ahí sale más rápido la concertación de esta comunidad”.

Ovando relató cómo, comenzando a caminar por el barrio y las diferentes localidades del Gran Buenos Aires, tomó contacto con hermanos de otros pueblos originarios viviendo en comunidad: “La verdad no teníamos conocimiento que había comunidades originarias alrededor de nosotros. Empezamos a conocer a diferentes organizaciones, comunidades, como los mapuche, los qom, los tobas y guaraníes. La verdad que me asombró bastante conocer y estar con ellos. Están organizados, tienen su personería jurídica. Me sorprendió y me dió esta fuerza para que yo pueda venir a hablar con la gente mía, decirle que ya hay muchos que están organizados, y nosotros tenemos que luchar para ser organizados a un corto plazo”.

MIGRACIÓN FORZADA

Sobre la procedencia de las y los hermanos, relató: “Nosotros vinimos de diferentes lugares, en busca de mejoría para nuestra familia y nos encontramos todos acá, en José C. Paz y empezamos a dialogar. La verdad que somos de diferentes (lugares), de Misiones, norte de Buenos Aires, inclusive de Chaco”. La diversidad de los puntos de llegada de los miembros de la comunidad da cuenta de las carencias a nivel nacional que tienen los pueblos indígenas. Lamentablemente, no es una problemática que se sufre en una solo área regional.

Quisimos saber qué motivos los llevaron a trasladarse hasta el conurbano bonaerense. Al respecto, el cacique manifestó: “La carencia que nos trajo hacia acá (fue) para que nosotros podamos salir adelante. Tenemos familias, chicos, que realmente quieren estudiar y allá donde estamos nosotros a veces es un poco difícil, porque la escuela queda lejos. Vinimos en busca de mejorías y encontramos muchas cosas que realmente están al alcance, como la escuela, que está tan cerca. Casi 30 chicos (están) en la primaria, en la secundaria. Nos organizamos para que podamos ayudarle a ellos y ver que el gobierno nos pueda ayudar en este lugar”.

Cuando Adrián Ovando se refirió al gobierno, nos interesó conocer en qué situación se encuentra su comunidad con el Municipio y los funcionarios del Partido de José C. Paz: “En este momento no me estoy acercando porque me tienen que dar un papel de Derechos Humanos (de la Provincia) para que yo pueda presentar acá en el Municipio para que me pueda actualizar los papeleos. La comunidad ya está reconocida en Derechos Humanos, para que nos puedan dar la personería jurídica”. Este último paso es responsabilidad del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI).

RECIBIMIENTO EN EL BARRIO

Al preguntarle sobre la repercusión que tuvo la conformación de la comunidad en el barrio La Paz, donde actualmente hoy están asentados, Ovando reconoció que: “Con todo respeto, a veces al indio se lo discrimina mucho, y cuando uno menciona ese nombre, prácticamente los vecinos dicen que es una persona mala, que no debe estar en ese lugar. No es así la cosa, lo que pasa (es) que la historia puso a los originarios en un papel oscuro para que la gente que no (es) originaria tenga un poco de miedo acerca de nosotros. Sin embargo, nosotros tenemos que demostrar que no es verdadero. Somos personas pacíficas, solamente vinimos a luchar por nuestros derechos, para la mejoría de nuestras familias, de nuestra comunidad, de cada hogar y así, con el tiempo, los vecinos se van a dar cuenta que somos personas que realmente queremos trabajar tranquilos”.

Para terminar esta charla tan amena, el cacique guaraní expresó: “Les estoy agradecidos, que me hayan dado este espacio para que me pueda expresar. Voy a contar con ustedes, y también les quiero decir que cuenten conmigo para cualquier cosa que pueda servirle”. Así, el lazo fraternal con Adrián Ovando y su comunidad, nacía en el aire de Agassaganup O Zobá.


Agassaganup O Zobá (La luna los hará arrepentir)
Los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Programa de pueblos originarios, producido en el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Querandí Telomián Condié.
Facebook: Agassaganup O Zobá
Twitter: Agassaganup_
Blog: agassaganup.wordpress.com