Las autoridades porteñas “consideran los idiomas indígenas como extranjeros”

Al pensar en una educación que tenga en cuenta las culturas de los pueblos originarios y sus cosmovisiones, una referencia obligada es el gran trabajo que ha hecho a lo largo de los años Enrique Samar, hasta hace pocos meses el director de la Escuela nº23, Distrito Escolar 11 de Flores Sur. Enrique, el docente que nunca cantó el himno a Sarmiento y quien siempre creyó que “se había cometido una gran injusticia con los pueblos originarios” ha impulsado y revalorizado iniciativas significativas para los hermanos y hermanos indígenas y para la sociedad toda.

Escuchar entrevista: MP3 at 18.2 MB

Foto: Eliana Waiser

Foto: Eliana Waiser

En Agassaganup O Zobá, el ex director recordó sus primeros pasos en la docencia: “Cuando empecé a trabajar como maestro siempre pensé que había una deuda histórica con los pueblos originarios, que se había cometido una gran injusticia. Con el transcurso del tiempo empecé a leer todo lo que pude para tratar de conocer más y aprender. En aquella época llegó a mis manos un libro de Ernesto Cardenal, “Homenaje a los indios de América”. El Quinto Centenario (del mal llamado “descubrimiento”) fue en las escuelas una sacudida muy grande, muchos maestros se replantearon su forma de enseñar el tema del 12 de octubre”.

Enrique contó con emoción la primera experiencia que tuvo junto a alumnos y alumnas de sexto grado con una comunidad originaria de la provincia de Chaco: “a principios de la década del ´90 tomamos contacto con una escuela de chicos mocovíes, la Escuela “418 Niño Mocoví”, que está  unos 18 kilómetros de Villa Ángela. Establecimos un vínculo con esos chicos y esas maestras que a nosotros nos enriqueció muchísimo. La experiencia fue inolvidable”.

“Con el transcurso del tiempo fui conociendo a distintos integrantes de distintas bandas de sikuris, fundamentalmente a Sartañani, pero también a hermanos de otras bandas y a integrantes de la comunidad boliviana y nos vinculamos con el Comité de Defensa del Proceso de Cambio en Bolivia” mencionó Samar.

El ex docente y director afirma que no es condición necesaria ser descendiente de una comunidad originaria para adherir a las luchas por su reivindicación: “Yo siempre cuento que en una oportunidad de las tantas veces que fuimos a los Contrafestejos, subimos al escenario con dos alumnos de la escuela, Juan Marcos Vanmacian y Joel Cohan, cada uno con su sikus. El apellido de uno es de origen judío y otro armenio, ninguno de los dos se llamaba Mamani, ni Quispe, así que fue maravilloso escuchar a los dos chicos en el escenario, creo que no se lo van a olvidar nunca”.

CUANDO LOS CHICOS LE DIJERON NO A SARMIENTO

Enrique Samar narró la iniciativa que emprendió, junto con la Escuela 23 D.E.11, para solicitar que, en el futuro, no sea obligatorio cantar el Himno a Sarmiento en los actos escolares: “Sarmiento es un personaje polémico, yo como maestro nunca lo canté, pero siempre fue una actitud individual. Un día llegó la maestra de séptimo casi asustada (se ríe) a decir que los alumnos no querían cantar el himno a Sarmiento y estaba muy preocupada. Yo le dije: vamos a hacer una cosa, que ellos estudien y fundamenten bien por qué no lo quieren cantar. Entonces hicieron una investigación y volcaron todo en un pizarrón. Yo los felicité en el acto del día del maestro y les expliqué a los padres cómo había surgido, lo que había pasado y que compartía todo lo que los chicos decían. Realmente ese día los chicos dieron una lección a todos, fue maravilloso”.

Luego agregó: “Esa actitud de los chicos fue valiente, porque en ese momento era una posición absolutamente minoritaria. A partir de eso yo aprendí que tenía que expresar públicamente mi posición con respecto a ese tema. Si bien existía un decreto del Gobierno de Macri que tornaba obligatorio el canto del himno en todos los actores escolares (el 1 de mayo, el 25 de mayo, el 17 de agosto), yo iba a poner el Himno a Sarmiento pero no lo iba a cantar, me adhería a lo que habían dicho los chicos y además le agregué más fundamentación. Entonces ese día, en el 2004 o en el 2005, pusimos el himno y el silencio fue atronador, no hubo un sólo chico, ni un maestro, ni un solo padre cantando el himno”.

Los niños tienen muchas veces una profunda conciencia de los males que han hecho nuestros “próceres”, y pueden dirimir entre las buenas y malas acciones que estos hombres han hecho. Entre las razones que expusieron, una de las más interesantes sostuvo que “Sarmiento hizo algunas cosas bien como construir escuelas, pero también muchas malas como maltratar y matar a indios y negros. La escuela que creó no era para ellos”.

Sobre la comunidad educativa, Samar expresó: “Hay otra cuestión con la obediencia debida que tenemos muy metida en la sociedad argentina, de aceptar lo que diga la autoridad, y eso está metido también en la cabeza de los maestros. A veces en la práctica no se es coherente con el discurso de una mirada crítica, de una actitud autónoma”.

REIVINDICANDO A TUPAC AMARU

El 13 de octubre de 2011, mediante la Ley 3949, luego de un proyecto impulsado por el ex director de la Escuela Nº 23 del Distrito Escolar 11, la Legislatura Porteña aprobó el cambio de nombre de la Plaza “Virreyes” por “Tupac Amaru”. Este fue el resultado de varios años de lucha que Enrique Samar decidió ponerse al hombro.

Enrique reflexionó: “Nosotros interpretamos la escuela como una escuela abierta, hermanada con las otras instituciones del barrio. En esta política de puertas abiertas un día me vino a visitar el mecánico del barrio, Rubén, y me contó la historia de la Plaza, que yo no conocía. Él me contó que se llamaba Armenia y el 12 de octubre de 1979 durante la dictadura militar le cambiaron el nombre y le pusieron Virreyes. Me dice: yo quiero que se llame Tupac Amaru, pero no sé qué hacer. Entonces yo le dije: hagamos una reunión de vecinos, de distintas organizaciones sociales del barrio, y la hicimos en la dirección de la escuela”.

“Ahí se planteó, por un lado, contarles a los vecinos que no sabían la historia de la plaza, por otro lado juntar firmas pidiendo el cambio de nombre, hacer un festival que efectivamente lo hicimos con la presencia de Osvaldo Bayer y con adhesiones de muchísima gente. Ese especie de petitorio lo firmaron Teresa Parodi, Leon Gieco, personalidades de la cultura, más allá del barrio. Con todo eso armamos un proyecto de ley que presentaron los chicos de la escuela en el marco de un proyecto que había en aquella época, que se llamaba ‘La Escuela y la Legislatura’”.

Enrique prosiguió: “Tuvimos que insistir. Lo presentamos con la firma de (Norberto) La Porta, del Partido Socialista, después otro año lo presentamos con la firma de un diputado del partido de (Luis) Zamora, de Autodeterminación y Libertad, y el último año lo presentamos con la firma de un diputado de Nuevo Encuentro. Lo tuvimos que reiterar todos los años porque siempre dormía en un cajón.

LA TERCERA FUE LA VENCIDA

“En la última oportunidad fuimos con los chicos, con banderas, nos sentamos el día de la sesión, ahí aplaudíamos a rabiar a los que estaban a favor, mirábamos con caras de enojados a los que hablaban en contra. Yo creo que la presencia de los alumnos de la escuela con sus guardapolvos blancos y sus carteles pidiendo el cambio de nombre de la Plaza fue decisivo. Si ese día no estábamos, yo creo que hubiera sido rechazado porque la mayoría la tiene el PRO que votaba en contra. Ese día los padres nos tuvieron mucha paciencia, porque tuvimos varias horas en la Legislatura, hasta que llegó el debate del proyecto y se discutió y finalmente se aprobó” mencionó el ex director, dando cuenta de cómo los objetivos pueden cumplirse si se unen las fuerzas.

EDUCACIÓN EN TIEMPOS DE MACRI

Samar es un ferviente defensor de la enseñanza pública. Este ex docente y director sostiene que es una de las mejores aliadas para llevar a cabo un proyecto de cambio y de transformación.

Consultamos a Enrique para que nos diera su opinión sobre cómo ve las políticas educativas que incorporan la cuestión de los pueblos originarios en la actualidad. Vale recordar que una de las más importantes fue la Ley 1550 que agregó el día 21 de junio como año nuevo de los pueblos indígenas, dentro del calendario de la Ciudad de Buenos Aires, una norma también impulsada por él desde su establecimiento, la cual permite faltar a clases.

“La ley logramos que se apruebe pero desde las autoridades del Gobierno, desde el Ministerio de Educación no tienen ningún interés por difundirla ni facilitar su aplicación. La idea es muy buena, la ley está, pero si los alumnos y los maestros no la conocen, y todo depende de la nuestra difusión boca a boca, las posibilidades son limitadas”.

“¿Cómo te puedo sintetizar la política educativa del Gobierno de la Ciudad? Para que se den una idea: la Educación Intercultural Bilingüe dentro del ámbito de la ciudad depende de la ‘Dirección de Idiomas Extranjeros’ del Ministerio de Educación, es decir que consideran al quichua, al guaraní y al aymara como idiomas extranjeros, es un disparate pero es coherente con su visión del mundo y de la vida. Eso sumado a toda la política de favorecer la educación privada, de destrucción de lo público, al autoritarismo, en fin, es un desastre”. Con estas palabras duras pero reales, Samar se despedía de Agassaganup O Zobá.


Agassaganup O Zobá (La luna los hará arrepentir)
Los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Programa de pueblos originarios, producido en el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Querandí Telomián Condié.
Facebook: Agassaganup O Zobá
Twitter: Agassaganup_
Blog: agassaganup.wordpress.com

Anuncios

“Estamos resistiendo, no nos queremos ir de la Plaza Tupac Amaru”

Mariana Amaru Barrios, del Grupo de Sikuris “Ayllu Sartañani” participó en Agassaganup O Zobá, programa de FM Fribuay, donde contó su sentir acerca del enrejado en la Plaza Tupac Amaru que “es un espacio que los vecinos pierden, donde la gente se reúne, hay muchos eventos y encuentros culturales, incluso nosotros practicamos ahí hace ya unos catorce años”. Amaru resaltó la necesidad de “luchar, tomar nuestros sikus y despertar conciencia de que los pueblos originarios seguimos estando, vamos a seguir resistiendo, nosotros los indios somos una nación con un idioma, con una vestimenta, con una ideología, con una cosmovisión de vida y es la unión del humano y de la naturaleza en armonía”.

Escuchar entrevista:  MP3 at 5.1 mebibytes

mural_plaza_tupacx

ANTECEDENTES

La Plaza Tupac Amaru, en el barrio de Flores, ciudad de Buenos Aires, ubicada debajo la Autopista 25 de Mayo, es un lugar con mucha historia que refleja lucha y resistencia. Este espacio, que anteriormente se llamó Plaza Armenia, cambió abruptamente su nombre un 12 de octubre de 1979, plena época de la dictadura cívica – militar argentina, a través del Intendente Brigadier Osvaldo Cacciatore. Este hombre decidió llamarla Plaza de Los Virreyes. En 1986 se inauguró allí la estación del Subte Línea E, con el mismo nombre, que se mantiene hasta la actualidad.

El 13 de octubre de 2011, mediante la Ley 3949, luego de un proyecto impulsado por el director de la Escuela Nº 23 del Distrito Escolar 11Enrique Samar, la Legislatura Porteña aprobó el cambio de nombre de la plaza por el de Tupac Amaru. Actualmente el pequeño parque se encuentra “tras las rejas” gracias a la gestión del Jefe de Gobierno de la CiudadMauricio Macri, que cerró este (como tantos otros) espacios públicos.

LUGAR RECUPERADO, AHORA CERCADO

“Desde enero enrejaron todo lo que sería la ex Plaza de Los VirreyesPlaza Tupac Amaru, también una placita de enfrente con juegos, la parte de atrás donde practica la murga “Los inevitables de Flores” también está afectada. Nosotros estamos resistiendo ahora debajo de la autopista, somos un grupo muy grande y realmente no se puede ensayar, en el espacio tan chico o si no en otro que nos cede la murga que también es chiquito, estamos en ese mismo lugar, rondando la plaza, no nos queremos ir”, contó Amaru.

“Se complica porque tenemos niños chiquitos y la plaza era un lugar muy lindo de contención, era amplia, los niños jugaban mientras nosotros ensayábamos, ahora los lugares donde estamos, se complica mucho”, decía la sikuri. La banda también tiene un grupo de bailarinas: “no pueden practicar tampoco, además el frío, se siente más, en cambio en la placita estábamos más resguardados, estábamos como en nuestro techito, debajo de nuestro arbolito estábamos bien”, expresó Mariana, dejando entrever que más allá de un bello parque, la Plazoleta Tupac Amaru era como su “hogar”.

“Es un espacio que los vecinos pierden, la gente se reúne, como toda plaza pública, uno se va a esparcir y a estar, es una plaza riquísima, donde hay muchos eventos y encuentros culturales, de murgas, vecinos, incluso nosotros practicamos ahí hace ya unos catorce años”, comentó Mariana.

UNA VEZ MÁS: FALTA DE CONSULTA PREVIA

Sobre el inicio de este proyecto, que pretende “poner en Valor la Plaza Virreyes”, según los documentos consultados, ninguna vecina o vecino de la zona fue notificado. Es decir que los Sartañani, como tantas otras personas, llegaron al lugar y se encontraron con la novedad del cierre del parque, que imposibilita, entre otras cosas, ensayar cómodamente. “Esto lo hicieron en el verano, aprovechan en la noche, en la madrugada, desgraciadamente, está pasando así en todos lados, es una porquería, porque no preguntan a nadie y hacen lo que quieren, no es así”, opinó la joven con indignación.

“Nosotros como grupo de sikuris tenemos una representante legal, nuestra bailarina, que es abogada, presentó una nota para el Ministro de Ambiente y Espacio PúblicoDiego César Santilli, con copia adjunta para la Secretaría de Mantenimiento y Espacio Público, para el Director General de la Inspección del Uso del Espacio Público, para la Directora General de Espacios Verdes, al Director General de la CGPC Nº7, todos con nombre y apellido, hicimos un escrito. Hace un mes y medio que mandamos la nota y no tenemos ninguna respuesta”, informaba Mariana. “Los inevitables de Flores también se están moviendo por su lado, no hay respuesta, nadie sabe bien que es lo que va a pasar, si van a terminar de enrejarlo, como que esa información no está a disposición” explicó Amaru.

Esta situación se relaciona con lo ocurrido semanas atrás, cuando el viernes 19 de abril, Día del Indio Americano, desde el Gobierno de la Ciudad tomaron la determinación de remover el Monumento de Los Andes, también conocido como el del “Malón de la Paz”. Al consultarle al personal de MOA(Departamento de Monumentos y Obras de Arte) la respuesta es similar: no tienen datos sobre cuándo y cómo se reubicará.

SUMANDO CONCIENCIA A LA LUCHA

Sobre el cambio en el nombre del parque, la sikuri relató: “Toda la iniciativa surgió desde un vecino, Rubén, que es mecánico, se acercó a la escuela,Enrique Samar (director), las organizaciones y los vecinos fueron hablando de cómo es esto que todavía esta plaza tenga el nombre Plaza de Los Virreyes, cuando en esta plaza estaban pasando muchas cosas fuertes”.

“Nosotros venimos ensayando hace 14 años, en el 2005 la escuela, con un grupo de vecinos y organismos fueron a la Legislatura, presentaron el proyecto y ahí pasó de mano en mano y se tuvo que pelear mucho, hacer fuerza, y recién el jueves 12 de octubre de 2011 se pudo dar el quórum, a partir de ese día pudimos decir que la plaza se llama Tupac Amaru”.

“Fue muy fuerte cambiarle el nombre, ahora tenemos que ver el tema del subte, que todavía se sigue llamando Virreyes, ese es otro espacio que vamos a tener que seguir levantando conciencia, esto es parte de la conciencia, no podemos tener una estatua de Videla, no podemos tener un billete con el dibujito del genocida de Roca, y no podemos tener una plaza a los Virreyes”, reflexionó Mariana.

CRECE Y SE HACE VISIBLE LA BUENOS AIRES INDÍGENA

El domingo 5 de mayo, de 14 a 18 horas, se realizará en la plaza Buján – Ruta Provincial 7 Km. 35.5 – en el Partido de Moreno, la “Feria Comunitaria de los Pueblos Indígenas en Movimiento”. Esta iniciativa, que se realiza por primera vez en el municipio, ofrecerá exposiciones, artesanías, comidas típicas de las comunidades originarias locales, radio abierta y diferentes actividades para la familia.

En la convocatoria a este evento se puede leer: “El Programa ‘Vinculación con Pueblos Originarios’ del Municipio de Moreno en articulación con áreas de la Provincia de Buenos Aires y de Nación que trabajan la temática, llevarán adelante esta propuesta con el fin de que sea un espacio de encuentro donde las comunidades expresen su cultura. Desde el área municipal y en conjunto con distintos referentes de comunidades indígenas de Moreno se continúa con el trabajo para la conformación del Concejo Municipal de Pueblos Originarios”.

Semanas atrás, consultamos a Gabriela Comuzio, responsable del Consejo Provincial de Asuntos Indígenas (CPAI) de la Secretaría de Derechos Humanos bonaerense, quien destacó que “es muy poca la experiencia hasta hoy desarrollada”, ya que sólo dos municipios tienen un área indígena en la Provincia de Buenos Aires: los partidos de Quilmes y Almirante Brown, en el área metropolitana. Y contó la situación de Moreno, en el oeste del conurbano, donde confió que hay “voluntad política” para crear esa repartición: “Todavía falta bastante pero está la intención del Municipio”.

Una de las bandas que estarán presentes el domingo 5 será el grupo SartañaniAmaru contó al respecto: “Es el Día del Aborigen, que se suspendió, los distintos grupos o naciones originarias de acá, como kollas, tobas, guaraníes, se juntan en esa plaza y van a hacer una muestra de artesanías, de comidas típicas y también de grupos autóctonos originarios de América, nuestro continente. Nosotros decimos América es indígena y va a ser siempre indígena, y los que nacemos en América, mamamos de esta tierra, comemos de estos frutos y somos indígenas, mas allá que yo ahora haya perdido mi idioma quechua, por una cuestión de siglos, de que el sometimiento fue tan fuerte, la cultura fue tan sometida y tan violentada que hasta nosotros que queremos resurgir de eso nos cuesta”.

“En esta sociedad hay que luchar, tenemos que tomar nuestros sikus, soplar con fuerza y despertar conciencia de que los pueblos originarios seguimos estando, como en Punta Querandí, como en tantos lugares de Buenos Aires que también es territorio indígena, vamos a seguir resistiendo. Acá los nuevos jóvenes como Eliseo (Álvarez Prado) con su grupo Pacha Runa también sembrando conciencia, como tantos otros grupos andinos”, manifestó la sikuri.

Para finalizar, Mariana agregó con fuerza y convicción: “No es solamente tocar un charango, un sikus o una quena, es realmente despertar conciencia de que nosotros los indios no somos incivilizados como dicen, no somos torpes ni sucios, sino que somos una nación con un idioma, una vestimenta, una ideología, con una cosmovisión de vida y es la unión del humano y de la naturaleza en armonía”.


Agassaganup O Zobá (La luna los hará arrepentir)
Los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Programa de pueblos originarios, producido en el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Querandí Telomián Condié.
Facebook: Agassaganup O Zobá
Twitter: Agassaganup_
Blog: agassaganup.wordpress.com