“Tenemos la identidad anestesiada”

En uno de los últimos programas del ciclo 2013 de Agassaganup O Zobá, tuvimos el gusto de conversar con Marta Berretta del Equipo de Educación Mapuche Wixaleyiñ (“Estamos de pie”). El punto de partida fue la publicación del segundo material impreso de este grupo, titulado Tvkulpayiñ Taiñ Kvpal (“Recordemos nuestro origen”). También hablamos sobre los mapuche que viven en el ámbito urbano, la falta de aplicación de la Educación Intercultural Bilingüe en Provincia de Buenos Aires y un anhelo: que el curso de idioma originario que ellos realizan esté incorporado “en alguna carrera afín, por ejemplo en Antropología, y que dejemos de ser marginales”.

Escuchar entrevista: MP3 at 13.1 mebibytes

1380132_554041411317355_1815608306_n

La hermana originaria de Los Toldos y vecina de Florencio Varela en el conurbano sur, contó sobre “Tvkulpayiñ Taiñ Kvpal”: “Es nuestro segundo material, el primero fue un diccionario hace 5 años, y ahora en el mes de mayo (de 2013) editamos un libro con relatos mapuche, mitos, un pequeño vocabulario, gramática y canciones”.

Sobre el equipo que integra junto a Tulio y Darío Cañumil, describió: “Somos un pequeño grupo de hermanos que estamos dedicados a recuperar nuestro mapuzungun, que es el idioma del pueblo mapuche. Hace 10 años que nos encontramos y empezamos a transitar este recorrido”.

“Los mapuche que están en nuestra situación, que vivimos en las zonas urbanas, tenemos una dificultad que es no haber aprendido ni haber tenido la posibilidad de estar en forma permanente relacionándonos con nuestro idioma, así que es una carencia. Y hay mucha gente en nuestra situación, porque la situación del pueblo mapuche hoy en día es que la mayoría está en las zonas urbanas, ha quedado muy poca gente en las zonas rurales, en las comunidades, que es la que tiene más conocimiento. Y los que no estamos allí, algunos lo iban perdiendo por esta no práctica del habla y otros directamente nunca la habíamos incorporado”.

Ante este contexto, la decisión del Equipo de Educación Mapuche fue “organizar un curso de idioma mapuche, para nosotros mismos y otros hermanos que están en nuestra situación. Y ese curso ameritaba apoyarlo con materiales. Por eso, la primera edición fue un diccionario y en este caso, este libro. En realidad necesitamos editar más materiales pero como corre todo por nuestro costo tenemos que hacerlo con distancia, digamos, entre una edición y otra”.

En el 2013, el Equipo dio una pequeña introducción al mapuzungun en la Universidad de Lomas de Zamora, duró apenas 2 meses. Allí se pudo comprobar una vez más que hay mucho conocimiento que tienen incorporado las personas de origen indígena pero está como olvidado, aunque se encuentre ahí esperando a ser despertado en la memoria.

“La gente que se acercó al curso, que no sabía si tenía o no raíces mapuches, empieza a recordar y también tiene la ventaja en algunos casos de tener algún familiar, entonces ahí donde uno dice voy a preguntar, voy a averiguar. El caso concreto de una alumna, Margarita, que ella me dijo sí, creo que soy, y después hablando tenía los parientes en Neuquén. Ahora va a ir a Neuquén y va a hacer como un especie de trabajo de campo, como que se le despertó toda esta cuestión”.

“Tenemos como anestesiada la identidad, eso tiene una explicación, el sistema este es muy poderoso y hace todo lo posible para que no aflore justamente eso que nosotros tenemos arraigado, porque está en una situación de inferioridad respecto a la cultura dominante. Y es muy difícil también que la gente se pare desde ahí defendiendo, si no encuentra eco o pares que ven que están haciendo lo mismo”, definió Marta Berretta.

FUENTES VIVAS

Le consultamos a Marta cómo desarrollan sus investigaciones y estudios acerca de la lengua mapuzungun. “Hacemos lo que hacen en general los antropólogos, historiadores, lingüistas: trabajo de  campo. Nosotros tenemos fuentes donde consultamos, hay una persona que vive en Los Toldos, este lamgen es un mapuche parlante, es un señor mayor y cuando tenemos dudas lo podemos consultar porque además está cerca”.

“Otra de las dificultades que se presentan es el hecho de las distancias, porque nosotros sabemos que hay gente y las conocemos, viajando hemos conocido, gente que tiene esta condición de hablante pero que uno no la puede visitar a cada rato porque viven lejos. Por ejemplo, conocimos dos hermanas en San Martín de los Andes y no sé cuándo vamos a volver allá, y ellas nunca han venido a Buenos Aires, entonces para todo eso se necesitan recursos”.

Además, hay materiales impresos para consultar, aunque amerita tomar recaudos: “Hay alguna bibliografía, lo que pasa es que no es segura, porque en general está escrita por historiadores, en muchos casos por curas, lingüistas, en algunos casos con muy buena intención, y en otras desde la arrogancia del que (cree que) conoce más, porque tiene una cultura superior. Así que nosotros tenemos que hacer ese trabajo con muchísimo cuidado. Se investigan en libros también, y no tanto en materiales que se encuentran acá en el Estado argentino, hay más material en el Estado chileno”.

“También trabajamos con hermanos guluches que son del otro lado de la cordillera. Hay un grupo de hermanos que han escrito un libro y están haciendo este tipo de trabajo en Santiago, se llama (en español) ‘Todos podemos aprender Mapuzungun en la ciudad’. Es muy parecido a lo que estamos haciendo nosotros, así que realmente nos da mucha alegría encontrarnos con hermanos”.

“En el Estado argentino, y fundamentalmente en la Provincia de Buenos Aires, es mucho más difícil encontrarnos con otros hermanos que estén haciendo un trabajo parecido al nuestro. Se podría decir que nosotros estamos trabajando casi en soledad, no quiere decir que los hermanos no estén haciendo nada, me refiero a la recuperación del idioma concretamente”.

Otro lugar de consulta actualmente es internet: “también hay que tamizarla porque no todo lo que circula  por internet es veraz, pero sí tenemos la posibilidad de charlar con hermanos y poder saber. Hay gente que está trabajando sobre la recuperación del idioma en Gulumapu, Estado de Chile, y también intercambiamos, y nos enriquecemos nosotros, y peguntamos, ya eso lo hacemos directamente por internet”.

NECESIDAD DE APLICACIÓN DE LA EIB

La Modalidad Intercultural Bilingüe está reconocida en los artículos 52, 53 y 54 del Capítulo XI de la Ley Nacional de Educación. Su falta de ejecución en la práctica forma parte de uno de los cuestionamientos diarios de parte de las organizaciones indígenas.

Al respecto, Marta consideró: “Es muy relativo, yo digo siempre que básicamente depende de las personas, pero hasta ahí, porque las personas pueden tener muy buena voluntad pero a veces no pueden lograr sus objetivos. Fundamentalmente es una decisión política, en algunos casos surge esta posibilidad y se hace valer, y en otros no”.

La educadora mapuche dio como el ejemplo la introducción al curso que surgió en el 2013 en la Universidad de Lomas de Zamora. “Ojalá que volvamos el año que viene (2014). Hay toda una intención, se ha creado un Instituto de Pensamiento Latinoamericano, es un espacio político, y nosotros vamos a depender en un sentido (no en todo, porque si estuviéramos esperando que los demás decidan, no habríamos hecho nada), de la buena voluntad del rector, de la Universidad, o de estos espacios que se gestan pero que si no tienen un recurso económico para sostenerlo después se caen”.

En la Universidad de La Matanza, por su parte, existe una área de lenguas indígenas, pero al comienzo las autoridades quisieron incluirlos dentro de los idiomas “extranjeros”, contó en Agassaganup O Zobá el profesor de idioma guaraní Ignacio Baez. Al respecto, Berretta reflexionó: “La situación es muy variada, si tengo que dar una definición te podría que decir que nosotros somos totalmente marginales en las Universidades, por eso digo que dependemos de la voluntad de la gente que está ahí, que decide cosas. Siempre estamos en que este año estamos acá, el año que viene no sabemos”.

Otra experiencia del Equipo de Educación Mapuche Wixaleyiñ es en la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. “En Olavarría también se está dando el curso, pero no estamos incorporados a ninguna carrera, que es lo que realmente estamos interesados, en ver de qué manera nosotros podemos tener acceso como curso de idioma originario en una carrera afín, por ejemplo en la carrera de Antropología y que dejemos de ser marginales, que podamos estar incluidos dentro de una carrera, como opción en última instancia. Eso a lo mejor lo logramos prontamente o a lo mejor nos lleva mucho tiempo todavía”.

“En realidad es bastante difícil pelear los espacios académicos, no solamente de la Universidad, podemos hablar de la escuela en general.  Nosotros porque el curso éste es para gente adulta y lo propusimos, lo probamos y lo aprobaron en las Universidades. El curso no tiene fisuras, está muy bien hecho, tiene categoría de rango internacional, se puede dar en cualquier parte del mundo”, concluyó Marta.


Agassaganup O Zobá (“La luna los hará arrepentir” en idioma querandí, una de las lenguas originarias del Río de la Plata)
Noticias de la Buenos Aires Indígena, desde el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Telomián Condié.
Escuchanos los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Información Municipio por Municipio en nuestro blog: agassaganup.wordpress.com
Facebook: Agassaganup O Zobá | Twitter: Agassaganup_

Anuncios