“Lo que está en el cementerio no se tiene que tocar, son energías particulares”

Julio César Currulef, hermano mapuche de Sierra de la Ventana quien, junto a su compañera Jorgelina Cárdenas, familia y vecinos de la zona, han decidido proteger de manera voluntaria el sitio indígena descubierto recientemente, denominado Arroyo Toro Negro 2, participó del programa número 40 del segundo ciclo de Agassaganup O Zobá. Allí, Julio reflexionó sobre el rol de las y los arqueólogos: “Constatan los textos de antropología, por qué no consultan primero a las comunidades originarias, que son las que le van a dar la data”. Del material extraído del lugar, donde se hallaron los restos indígenas, aseguró: “Quedan cuatro cuerpos más para estudiar, los van a restituir, al paso que vamos, en menos de dos años. Esa es la promesa del señor Fernando Oliva, restituirlos al mismo lugar de donde fueron sacados”.

Escuchar entrevista: MP3 at 8.2 mebibytes

cartel_arroyo.jpg

Julio repasó el momento en que se enteraban de la existencia del lugar: “El sitio arqueológico Toro Negro 2, fue descubierto el año pasado y se dio a conocer porque lo habían profanado. Ahora estamos en una especie de custodia, para que la gente que está ahí siga estando. Nos enteramos por la radio local Fm Del Vagón 96.9, de Sierra de la Ventana. Arreglando el camino, una máquina había fragmentado parte de un material, un cráneo. A una gente que pasaba por ahí le llamó la atención, dio aviso a las autoridades de la Universidad de Bahía Blanca, al departamento de antropología. Esta gente vino, confirmó que eran restos óseos humanos”.

Luego agregó: “Previo a esto habíamos tenido una reunión con la presentación del referente local del “Observatorio del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico” (OPAP) de Sierra de La Ventana, en el partido de Torquinst, el señor Gastón Wainmann. El primero de agosto convocamos a una reunión, bastante áspera por parte de los científicos y por parte de nosotros dos como representantes de comunidades originarias. En esa charla hubo unos pequeños intercambios de palabra con el arqueólogo, dándonos a conocer como habitantes originarios existentes hoy vivos. Llamamos a una ceremonia, (pidiendo) permiso a nuestras autoridades originarias, que nos decían que podíamos hacer. Plantamos el estandarte mapuche (wenufoye) en el sitio Arroyo Toro Negro. A partir de ese momento, quedamos como referentes locales de los pueblos originarios”

A raíz de un malentendido que pareció difundirse por los medios locales, Julio quiso aclarar: “En el sitio, lo que se halló, por la forma en que estaban dispuestos los restos, son de pueblos (originarios). Lo que quiero destacar, por ahí esto se ha entendido mal, nosotros en ningún momento dijimos que eran del pueblo mapuche, si de un pueblo (indígena), por la forma en que estaban dispuestos y enterrados, de una forma muy ceremonial”.

“Los Arqueólogos y las autoridades científicas constatan los textos de antropología, siempre les decimos que por qué no consultan primero a las comunidades originarias, que son las que le van a dar la data. Ellos se quejan un poco del desastre que hace el Dakar, con respecto a las zonas arqueológicas y una estudiante de antropología en Sierra de la Ventana ha dicho por qué nunca la gente de la comisión directiva del Dakar se acercó a la comunidad de arqueólogos a preguntarles qué les parecía a ellos, por el impacto ambiental que causaba dicha competencia. Le pregunté a esta arqueóloga, muy respetuosamente, cuándo la comunidad de arqueólogos se acercó a alguna comunidad originaria para preguntarle qué nos parecía cuando empiezan a meter la palita y el pincel sin ninguna autorización. No tuve respuesta, estamos en la misma”, contó Currulef.

“Yo les digo a los arqueólogos, no se trata de ciencia, se trata de coneccion con la Ñuque Mapu (Madre Tierra). Yo en lo personal, trato de hacerle entender a la gente que lo sagrado sea cotidiano en todo momento y en toda circunstancia. Nosotros tenemos que meternos en la cabeza que no somos dueños de, sino que pertenecemos a (la tierra)”.

NOVEDADES DEL SITIO

Tras haber retirado gran cantidad de material de la zona, las y los hermanos mapuche le consultaron a los especialistas cuándo serían su ancestros retornados a su lugar de descanso. Al respecto, Currulef manifestó: “Con la primera que se comunicó el arqueólogo Fernando Oliva para pasar la datación de los cuerpos, que es de 2050 años, (fue) con Jorgelina, después se hizo oficial. Tengo que rescatar este gesto”.

“Quedan cuatro cuerpos más para estudiar, que los van a restituir, al paso que vamos va a tardar menos de dos años. La promesa del señor Fernando Oliva es restituir los cuatro cuerpos al mismo lugar de donde fueron sacados. Estamos hablando de energías muy particulares, que han sido movidas de un sitio de donde no han tenido que ser movidas y van a tener que ser llevadas a su lugar como corresponde, porque todos sabemos que no se puede andar jugando con eso. Es una cosa muy delicada, lo que está en el cementerio no se tiene que tocar, tanto un cementerio originario como uno no originario”, declaró el hermano mapuche.

Luego Julio Currulef repasó las novedades del sitio: “Hay un proyecto que se quiere implementar con la comunidad de Sierra de la Ventana. Tengo que destacar que tenemos un grupo de voluntarios de los cuales ninguno es originario y desinteresadamente e incondicionalmente están custodiandolo. Nos turnamos para hacer guardias. El municipio de Coronel Suárez nos dio también apoyo, nos puso una casilla, cartelería informativa y preventiva en el sitio. El municipio de Torquinst nos hizo llegar una pala para acomodar la tierra. Se resolvió el desvío definitivo del camino y que de donde termina el sitio, unos 600 metros, van a quedar como sitio protegido”.

Por el trabajo de remoción y traslado del material para ser analizado, Julio cuestionó el accionar de los profesionales: “Yo le he preguntado al señor Oliva delante de toda la gente, que opinaría usted si yo voy al cementerio donde están enterrados sus ancestros, sus abuelos, sus seres allegados y se me ocurre excavar una de las tumbas y empezar a estudiarlos, a ver qué comían, cómo vivían, cómo se vestían, sus costumbres. Me parece una barbaridad (dijo), y ¿por qué se creen con ese derecho sobre nosotros, por qué seguimos siendo muestras de museo?” concluía con firmeza este mapuche de Sierra de la Ventana.


Agassaganup O Zobá (“La luna los hará arrepentir” en idioma querandí, una de las lenguas originarias del Río de la Plata)
Noticias de la Buenos Aires Indígena, desde el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Telomián Condié.
Escuchanos los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Información Municipio por Municipio en nuestro blog: agassaganup.wordpress.com
Facebook: Agassaganup O Zobá | Twitter: Agassaganup_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s