Los caciques de la Buenos Aires indígena

Guayuzaló, Tobobá, Condié, Tubichaminí, Caespen, Allapen, Sibucuá… ¿Alguna vez escuchaste sobre ellos? Son los caciques indígenas de nuestro territorio ríoplatense en los inicios de la segunda fundación de Buenos Aires en 1580. No te resultan conocidos porque “Occidente” ejecutó un genocidio contra las civilizaciones que habitaban estas tierras. Rescatar las primeras resistencias y las biografías de aquellos que lucharon contra la conquista, es una de las tareas que tenemos que llevar adelante como sociedad para descolonizar nuestra identidad.

Uno de los 28 murales de Rodolfo Campodónico que se encuentran en la Municipalidad de Trenque Lauquen.

Uno de los 28 murales de Rodolfo Campodónico que se encuentran en la Municipalidad de Trenque Lauquen.

Por más obvio que parezca “honrar al fundador de nuestra ciudad” (y de la provincia), nuestra historia como habitantes de este suelo no se remonta a la llegada de los colonizadores europeos sino que viene de los milenios de desarrollo de las culturas originarias.

Algunos registros documentales de la época de la Colonia sirven como punto de partida, si bien fueron escritos por el vencedor, para empezar a familiarizarnos con algunos episodios y nombres que parecieran ocultados.

A continuación, compartimos dos textos:

– Fragmentos escritos por Pedro Lozano (en 1745) sobre los años 1580-1583.

– El documento del “repartimiento de indios” de Juan de Garay en 1582, que tiene una doble virtud: muestra cómo los indígenas eran “distribuídos” como si fuesen piezas de caza  y nombra a muchísimos líderes y referentes de las comunidades en aquellos tiempos.


“Historia de la conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán”

Por Pedro de Lozano (subtítulos nuestros)

LA BATALLA DE LA MATANZA

Juan de Garay, no fiando á otro la fundación, bajó personalmente por el río Paraguay al de la Plata, y en una barranca que domina aquel gran río, dio principio a la reedificación, llamándola Ciudad de la Santísima Trinidad, Puerto de Santa María de Buenos Aires.

(…)

Por ahora los Querandís, habitadores del país, se alteraron con la vecindad del español, y convocadas sus milicias y las de los aliados, secretamente se avecinaban a la ciudad para sorprender a los porteños. (…) Peleóse de entrambas partes con obstinación: los infieles arrojaban mechones de paja atados a las flechas, y pusieron en confusion a los españoles, que tenían que atender a las flechas que herían y a los mechones que abrasaban. Entre tanto las tiendas y pabellones de algodón y cañamazo ardían a su vista, y no se podía remediar el daño. El aprieto fue a la verdad grande, y venciéra el enemigo, si el valiente Juan Fernandez Enciso no entrara espada en mano entre los infieles, y con ella cortara la cabeza al comandante Querandí.

LA CRUELDAD DE GARAY

Muerto el general, que es alma del ejército, los enemigos huyeron precipitadamente, y se les siguió el alcance muchas leguas, con tanto destrozo y mortandad de infieles, que vuelto a Garay un soldado: -“Señor General, le dijo, si la matanza es tan grande, ¿quién quedará para nuestro servicio? -Ea, dejadme, respondió Garay, que esta es la primera batalla, y si en ella los humillamos, tendremos quien con rendimiento acuda a nuestro servicio”. Fue el fin de esta victoria y destrozo del enemigo en el sitio que desde entonces hasta hoy se llama el Pago de la Matanza. Ahuyentados los indios, y obligados a pedir la paz, se aplicó el General Garay a edificar la ciudad, fomentando con su presencia y dirección las obras.

MANUÁ, EL AJUSTICIADOR

“Tres años se detuvo Garay en el Puerto, metiendo calor a los arquitectos en los edificios, y atemorizando con su valor y fama a los infles. Al cuarto año dejó el gobierno de la ciudad a Rodrigo Ortiz de Zárate, y salió camino de la Asunción para visitar la provincia. Acompañaban su general algunos vecinos de la Asunción, con sus consortes que se restituian a sus casas. Una noche saltó en tierra con su comitiva y recostados a dormir los españoles, el cacique Manuá, traidor disimulado, se acercó con ciento y cincuenta jóvenes y dió muerte a Garay y a cuantos le acompaban. Perdió la provincia en Garay una gran cabeza para el gobierno (…) de excelente disposición en las batallas de infieles, proporcionando con tanto acierto los medios a los fines, que todas las batallas concluyó con felicidad y admiración”.

LA CUMBRE DE LOS GRANDES CACIQUES

Muerto Garay, que en todos infundía espíritus marciales, los insolentes con la muerte del general hicieron leva de gentes, confederándose Guaraníes, Quiloasas, Mbeguás y Querandís, para asolar las ciudades de Santa Fe y Buenos Aires. Juntáronse en tierras del cacique Manuá, para conferir los puntos mas principales de la guerra, celebrando primero (…) a muerte de Garay. Hallábanse en el congreso los principales de las naciones. Yamandü, Querandelo, y el anciano Tinambalo, respetado por la antigüedad délos proezas : Tabdeló, Teríi, Yagua tati, y el Valeroso Guayuzalo de fama superior á los demás. Dos puntos confirieron; el primero sobre la elección del capitán general; y la suerte de común acuerdo cayó sobre Guayuzaló, cacique guaraní, que había militado con crédito en las guerras contra naciones enemigas; el segundo, cual de las dos ciudades, Santa Fé, o Buenos Aires, había de ser acometida la primera; y resolvieron con discrepancia de votos que Buenos Aires, dejando aplazado el día para concurrir en las fronteras del puerto.

EL ATAQUE A BUENOS AIRES

Sabido por los españoles lo que intentaban los infieles, pusieron la ciudad en estado de defensa. El enemigo arrimó su campamento, y al día determinado presentaron la batalla. El Teniente Zárate mandó disparar la arcabucería que causó gran estrago, y mayor desorden en los infieles, que empezaron a huir confusamente: pero recogidos por su general y puestos en filas, resistieron algún tiempo, hasta que cargando sobre ellos los españoles, con grande ímpetu y vivo fuego, destrozaron sus tropas con muerte del General Guayuzaló, quedando el enemigo tan escarmentado que en mucho tiempo no osó bloquear la ciudad ni infestar la vecindad.


Repartimiento de los indios de esta ciudad, hecho por el General Juan de Garay

Miercoles.—En 28 dias del mes de Marzo, año del Señor de 1582 años. El Ilustre Señor General Juan de Garay, Teniente de Gobernador y Capitan General de todas estas Provincias del Rio de la Plata, por el muy Ilustre Señor Licenciado Juan de Torres de Vera y Aragon, Adelantado, Gobernador y Capitan General, y Alguacil Mayor de todas estas Provincias, por la Magestad Real del Rey D. Felipe, Nuestro Señor, conforme á las capitulaciones que S. M. hizo con el Adelantado Juan Ortiz de Zárate, (que sea en gloria), dijo: Como tal Capitan General y primer fundador y poblador de la ciudad de la Trinidad y Puerto de Santa María de Buenos Aires, que en nombre de la Santìsima Trinidad, Dios Padre y Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, y de la Virgen Gloriosa, Santa María Nuestra Señora, y en nombre de la Magestad Real del Rey D. Felipe, Nuestro Señor; afirmàndose y amparàndose con las cédulas y provisiones reales que S. M. tiene dadas y concedidas en favor de los Capitanes que en su real nombre poblaren y fundaren cualesquier pueblos ó ciudades, repartia, y repartió, todos los indios que habia en las provincias de la ciudad de la Trinidad, en alguna recompensa de los muchos gastos y trabajos que han tenido en la dicha poblacion: el cual repartimiento hizo en presencia de mí, Pedro Fernandez, escribano nombrado para las causas y negocios de la dicha ciudad de la Trinidad, en la forma siguiente:—

Primeramente, al Señor Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragon á los caciques Francisco y Erarán, guaranís de las Islas.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza del capitán Rodrigo Ortiz de Zárate al cacique Diciumpén, de nacion Lojae, que por otro nombre se dice Orucutaguac, con los indios al dicho cacique sugetos.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Alonso de Escobar al cacique Tugalbampen, de nacion Meguay, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Victor Casco al cacique Quemumpen, de nacion Curumeguay, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Diego de Olavarrieta al cacique Cubusote, de nacion Lojae-Emelaguaé, y por otro nombre se dice Urucutaguay, con todos los indios sugetos á dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Antonio Bermudez al cacique Caespén, de nacion Yotos Serebes, con todos los indios sugetos á dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Hernando de Mendoza al cacique Pacaospen, de nacion Llosumbes, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro Fernandez al cacique Cubucoté, de nacion Dulluscembes, con todos los indios sugetos á dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan Fernandez Enciso al cacique Allapen, de nacion Locultis, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Anton Rodriguez al cacique Salloampen, de nacion Cubujé, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro Franco al cacique Escallopen, de nacion Denocunalacas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Anton Higueras al cacique Campampen, de nacion Ajay, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan Dominguez al cacique Tancaolquepén, de nacion Conontí, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro de la Torre al cacique Yabmpen, de nacion Alacas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Gerónimo Jeréz al cacique Sectí, de nacion Sectí, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan de Basualdo al cacique Cocollaque, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Miguel del Corro al cacique Clemecúe, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro Luis al cacique Quetutí, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan Rodriguez al cacique Conotin, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Miguel Gomez al cacique Degumci, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro Moran al cacique Llamen, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan de Carbajal al cacique Coloque, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro Quiros al cacique Conocometró, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Domingo de Arcaméndia al cacique Incul, de nacion Calcilacas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro de Izarra al cacique Sugun, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Gerónimo Muñoz al cacique Tuguacane, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro de Sayas al cacique Cubusote, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Estevan Alegre al cacique Suguna, de nacion Alacas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Lázaro Griveo al cacique Caare, de nacion Caltis, con todos los indios sugetos á dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Bernabé Veneciano al cacique Cubucoté, de nacion Caltis, con todos los indios sugetos á dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Sebastian Bello al cacique Dulceebes, de nacion Caltis, con todos los indios sugetos á dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan Ruiz de Ocaña al cacique Cocomel, de nacion Caltis, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Cristoval Altamirano al cacique Bagual, que por otro nombre se llama Miniti, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Anton de Porras al cacique Tumutumús, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Baltazar de Carbajal al cacique Cacuti, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Andres de Ballejo al cacique Marich, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Alonso Gomez al cacique Cirieme, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Miguel Navarro al cacique Pibisque, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Alonso Parejo al cacique Taoabá, Guaraní de las islas del Paraná, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro Alvarez Gaitan al cacique Aguaratin, de nacion Guaraní, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan Fernandez de Zárate al cacique Taypó, de nacion Guaraní, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pablo Cimbron al cacique Yaguarey, de nacion Guaraní, con todos los indios sujetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Julian Pavon al cacique Tiabo, de nacion Guaraní, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro Izbran al cacique Ayguay, de nacion Guaraní, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Francisco Bernal al cacique Tatanó, de nacion Guaraní, con todos los indios sujetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Estevan Higuera al cacique Caruya, de nacion Guaraní, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Miguel Lopez Medera al cacique Mayraci, de nacion Guaraní, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro Rodriguez al cacique Pochian, de nacion Guaraní, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan Martinez al cacique Moropichan, de nacion Guaraní, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Domingo de Irala al cacique Purupí, de nacion Guaraní, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Ortosí dijo, que ponia en cabeza de Fernando Gomez al cacique Guardiya, de nacion Chanas, con todos los indios sujetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Francisco Pantaleon al cacique Araquí, de nacion Chanas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan Lorenzo al cacique Canisolo, de nacion Chanas, con todos los indios sujetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Sebastian Fernandez al cacique Caraqua, de nacion Chanas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Pedro Sanchez de Luca al cacique Yuca, de nacion Chanas con todos los indios sujetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Francisco Alvarez Gaitan al cacique Maguarí, de nacion Chanas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan de Ortigosa al cacique Aguara, de nacion Chanas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Cristoval Figueredo al cacique Derdian, de nacion Chanas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Hernando Ximenez al cacique Maochun, de nacion Chanas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Ambrosio de Acosta al cacique Capiguatin, de nacion Chanas, con todos los indios sujetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Cosme Fabian al cacique Cura, de nacion Chanas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza del Licenciado Encinas al cacique Delajan, de nacion Chanas, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en cabeza de Juan de Garay, hijo natural del dicho Señor General al cacique Quengipeu, que por otro nombre se llama Tubichumiri, de nacion Meguay, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Otrosí dijo, que ponia en su cabeza, el dicho Señor General Juan de Garay al cacique Sibacuá, de nacion Curucá, con todos los indios sugetos al dicho cacique.

Fué hecho y señalado este dicho repartimiento en la ciudad de Santa Fé, dia, mes y año susodichos, en presencia de mi el Escribano Pedro Fernandez:—la cual dicha encomienda dijo el dicho Señor General, que hacia, é hizo, conforme à las cédulas de S. M. que fueron concedidas al dicho Adelantado Juan Ortiz de Zárate, por tres vidas: y lo firmò de su nombre.—Juan de Garay.—Por mandado del Señor General, Pedro Fernandez, Escribano del Cabildo.

Fuente: http://www.gutenberg.org/files/18157/18157-h/18157-h.htm


Agassaganup O Zobá (La luna los hará arrepentir)
Los lunes de 21 a 22 hs, por FM Fribuay 90.7 o en http://www.fmfribuay.org.ar
Programa de pueblos originarios, producido en el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Querandí Telomián Condié.
Facebook: Agassaganup O Zobá
Twitter: Agassaganup_
Blog: agassaganup.wordpress.com

Anuncios

4 pensamientos en “Los caciques de la Buenos Aires indígena

  1. Pingback: Noticias de la Buenos Aires Indígena, desde el Partido de La Matanza, territorio ancestral del Cacique Querandí Telomián Condié. “Agassaganup O Zobá” significa “La luna los hará arrepentir” en idioma querandí, una de las lenguas originarias

  2. Pingback: Los caciques de la Buenos Aires indígena | Nación Charrua Artiguista y Originaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s